Requiem

Requiem de Mozart

Este sábado fui a escuchar la Misa De Réquiem (KV 626) de Wolfgang Amadeus Mozart, en la Catedral Metropolitana de Santiago, interpretado por la Orquesta y Coro Solistas Barrocos de Chile. Un concierto gratuito con Entrada Liberada.

La interpretación estuvo excelente, salvo un acople en el Tuba Mirum del Sequentia. Me gustó mucho cuando escuché el Dies Irae y el Lacrimosa, ambos del Sequentia, que son los temas que mas conozco de toda la obra. Destacó también que en la posición en que estabamos, no veíamos a nadie del coro ni de la orquesta, por lo que en algún momento mi vieja me preguntó si las voces eran grabadas :P, de a poco la gente que estaba sentada a nuestro lado se fue parando para ver mejor, asi que nos pudimos correr y alcanzamos a ver al directory parte del coro, aunque lo importante era escuchar.

El público se comportó muy bien, si bien, al terminar el Réquiem del Introitus, mucha gente aplaudió, fueron rápidamente silenciadosa por el mismo público, lo que permitió escuchar toda la obra sin interrupciones, por lo menos hasta el final del Lacrimosa, donde una señora gritó bravo y aplaudió, quién también fue silenciada. Al terminar la obra, todos ovacionaron la interpretación, algunos felicitaron a los intérpretes, al director y todos vivieron felices para siempre.

Después salimos de la catedral, caminamos por Plaza de Armas y vimos los cuadros de los pintores que hay ahi (spray, lapiz, pintura, etc) y caminando hacia donde habiamos estacionado nos topamos con un show de títeres callejeros, había poca gente en ese momento, por lo que el titiritero estaba improvisando para atraer público, el cual de a poco fue llegando, especialmente niños.

Si bien el espectáculo era similar a una película porno, en términos de que el guión era pobre y servía solo de excusa para sacar el muñequito y hacerlo actuar, la animación fue excelente, realmente lograba darle expresividad a cada uno de los títeres y la interacción con el público fue buena, la capacidad de improvisación también es algo de destacar, considerando que el escenario era una malla negra donde el público no podía ver al titiritero detrás, pero al parecer, el podía observar todo, jugando con la gente que pasaba distraída por el lugar, con los perros callejeros, etc. muy bueno.

Y ese fue mi sábado cultural de semana santa, saludos a todos.

Catedral Metropolitana de Santiago

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Mafalda, El Almacén Don Manolo & San Telmo

Rosa Araneda - Volcán Calbuco

Servir Al País (Gastón Soublette)