Mafalda retorna al rioba, San Telmo

Mafalda regresa a su barrio
24 Mayo, 2009


Era el año 1963 cuando el argentino Joaquín Lavado, en arte Quino, trabajando para una promoción (que nunca se hizo) de una línea de electrodomésticos, creó por primera vez el personaje Mafalda.

El nombre Mafalda, un nombre propio italiano que deriva del portugués Matilde, fue inspirado por la novela "Dar la cara" de David Viñas. Solo años después, cuando ya fue creada la tira cómica que la hizo famosa en Latinoamérica y Europa, algunos amigos de Quino, entre los cuales Miguel Brascó, decidieron relacionar el nombre de la protagonista a la Princesa Mafalda de Savoia.

La historieta de Mafalda está ambientada en un sitio real, en la calle Chile número 371 del barrio de San Telmo, en Buenos Aires; aquí residió Quino cuando la dibujaba. El barrio, que ya es un sitio turístico de por sí, ahora contará con una nueva atracción, de hecho será instalada, justo en la puerta de esta casa donde Mafalda solía sentarse, una estatua suya (se piensa de tamaño normal). Así que ya saben, de ahora en adelante podrán sentarse en el famoso escalón junto a Mafalda y tomarse fotos.


No sabemos si Mafalda logró trabajar como intérprete en la ONU, lo que si sabemos es que sus vecinos están muy contentos con su regreso.


Efectivamente, ya desde hace bastante tiempo, en el barrio Colegiales de Buenos Aires, le han dedicado una plaza, muy bonita por cierto, que también tiene juegos para niños.


Otras curiosidades: El personaje Manolito existe realmente. No ha logrado crear la cadena de supermercados, pero ha tomado el puesto de su padre y es el actual dueño del almacén Don Manolo; lo encuentran en la calle Balcarce 772, a la vuelta de la casa de Mafalda.


Encontramos un mural de Mafalda también en el metro de Buenos Aires: En el pasaje de la estación Perú de la línea A con la estación Catedral de la línea D.


Concluyo diciendo, que en 1982 Carlos Márquez produció la película de animación Mafalda, aunque poco conocida.



Mafalda tendrá su escultura en una esquina de San Telmo
Agosto 16, 2009 de Ani

En Chile y Defensa se emplazará la célebre criatura de Quino, sentada en un banco
LA NACION.com 16 de Agosto 2009. – Homenaje / A 45 años de su creación

Susana Reinoso

Con un vestido color verde, ella estará sentada, solita, en un banco de plaza amurado a una vereda recién pintada, en la esquina de Chile y Defensa. Mafalda volverá, el 30 de este mes, a las tres de la tarde, al barrio de San Telmo, donde nació.

A pocos metros del umbral del edificio donde se sentaba a cavilar sobre el mundo y sus circunstancias, la inolvidable criatura de Joaquín Lavado -el reconocido Quino- tendrá su escultura, realizada por el artista Pablo Irrgang, discípulo del maestro Juan Carlos Distefano. La obra es parte de un extenso homenaje a Quino en Buenos Aires.

Del acto de emplazamiento de la escultura participarán, además de Quino, sus amigos Hermenegildo Sábat, Carlos Garaycochea y Rep, y el coordinador general del Programa Puertas del Bicentenario, del gobierno porteño (responsable del homenaje), Carlos Ares.

Además, se descubrirá una placa en Chile 371, que fue domicilio de Quino, con la leyenda: "En esta casa «vivió» Mafalda". Y el historietista recibirá la primera Medalla del Bicentenario, entre las 200 con las que se reconocerá a 200 ciudadanos ejemplares de la ciudad.


Mafalda de Buenos Aires

LA NACION tuvo acceso exclusivo a la escultura, recién salida del molde, y pudo comprobar que, al saltar de las dos dimensiones del papel a la obra tridimensional, Mafalda preservó su identidad, tal y como se la conoce en el mundo. Irrgang dice: "Está hecha en resina epoxi, reforzada con fibra de vidrio. Es muy resistente mecánicamente y los colores están incluidos en el material".

Todo ello fue previsto para hacer frente a los posibles actos de vandalismo. La obra, que mide 0,80 m, no tendrá medidas de protección, para que la gente pueda interactuar con el personaje. La figura estará sujeta al banco de plaza, de tal modo que sólo una topadora podría destruirla, según Irrgang. Y en caso de recibir rayaduras, no se despintaría. "Esperemos que Mafalda despierte buenos sentimientos", dice confiado.


Irrgang mantuvo un fluido intercambio con Quino, que vive en Italia, durante el proceso de creación de la escultura. "Me resultó interesante la idea de que estuviera solita en un banco, cavilando sobre el mundo. De noche, será otro de los chicos que duermen a la intemperie."

El escultor -integrante del colectivo GIB de artistas ( www.colectivogib.com.ar ) releyó las tiras para inspirarse en el diseño de la obra. "Fue divertido, porque mientras leía, me colgaba en las tiras. Hace un mes nos reunimos con Quino para evaluar los últimos detalles. Fue una experiencia muy buena. Quino sabe muy bien lo que quiere. Siempre tuvo en claro cómo tenía que ser la escultura", dice.

Nacida en 1964, Mafalda es reconocida en muchos países, merced a las traducciones de sus libros. Con su sabiduría para radiografiar los problemas del mundo, sus tiras se publican en países tan distantes, como los centroeuropeos, o Japón, Corea y Taiwan. Pronto empezará a editarse en Tailandia e India.

Al recordar anécdotas en relación con las traducciones, el editor de Quino, Daniel Divinsky, de Ediciones De la Flor, dijo a LA NACION: "Hace un tiempo, un editor de Scholastic, que conocía la repercusión de Mafalda, se entusiasmó con publicarla en Estados Unidos. Un año después, me dijo era demasiado sofisticada para los chicos norteamericanos". Sin embargo, en escuelas bilingües de América latina y España, los libros de Mafalda se venden sin pausa.

"Está incorporada al folklore nacional", dice Divinsky. Desde hace 45 años, recuerda, muchos eligen a Mafalda y sus amigos para dar ejemplo de la personalidad de alguien.

Con ese peinado inenarrable y la expresión de perplejidad de quien busca respuestas, la escultura reactualiza las agudas reflexiones de Mafalda y agita la imaginación respecto de lo que diría el día de la inauguración, mientras todos pugnan por fotografiarse con ella.



Mafalda, eterna en San Telmo
30 Agosto, 2009

En la esquina de Chile y Defensa quedó inaugurada la escultura en homenaje a su creador, Joaquín Salvador Lavado, más conocido por Quino

(Télam).- Una escultura de Mafalda sentada en un banco de plaza fue inaugurada hoy en la esquina de Chile y Defensa, a pocos metros del edificio donde vivía su creador, Joaquín Salvador Lavado, más conocido como Quino, y de donde se inspiró para ambientar la historieta más popular.

El genial dibujante fue el gran homenajeado de la ceremonia y se mostró emocionado cuando se descubrió la pequeña escultura de 80 centímetros de vestido verde e inconfundible cabellera, junto a la cual su autor se sentó y le acarició su cabeza, mientras sus admiradores tomaban fotos con cámaras y celulares.


La calle donde de descubrió la obra estuvo desbordada de público, entre vecinos, curiosos, amigos del dibujante, como Hermenegildo Sabat, Caloi, Rep, Daniel Divinsky, autoridades como el ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi, y muchísimos fanáticos, con libros y dibujos en mano, con la esperanza de conseguir una firma del humorista gráfico.

Uno de los discursos mas divertidas corrió por cuenta del dibujante Carlos Garaycochea, quien propuso poner la cara de Mafalda en los billetes, mientras sus fanáticos, aullaron al unísono que sí, a lo que Quino se negó y dijo que en todo caso ese rol sería para Manolito.

Por su parte, Menchi Sabat, brindó unas emotivas palabras, en las que pidió hacer justicia a los "jóvenes rebeldes y consecuentes amigos de Mafalda" que no recibieron su escultura y también habló de Quino como parte de "una generación donde el humor fue perseguido y encarcelado" y "cuando sonreír era una amenaza y reír abiertamente, un peligro".


Poco después de descubrió una placa en la entrada del edificio de la calle Chile 371, con un dibujito de la precoz niña y la frase "Aquí vivió Mafalda", justo donde hace más de 40 años, Quino creó a todos los personajes de la tira, sus padres, Guille, Manolito, Libertad, Felipe, y Susanita.

"El edificio está igual, la verdad no ha cambiado nada, pero el barrio era muy distinto. Mucho más barrio, pasaba el tranvía, era más lindo. Mafalda era de este barrio y no sólo Mafalda, el almacén de Don Manolo lo saqué de una panadería cerca, que era del papá de un amigo", contó Quino, un rato antes.

El dibujante recibió una pequeña escultura de Mafalda, réplica de la que estará sentada en San Telmo y una medalla del Bicentenario, obra del artista Antonio Pujía, la primera de las 200 que se entregarán en el marco del programa Puertas del Bicentenario del gobierno porteño, que organizó el acto.

"Tantas muestra de afecto, de cariño... estoy desgarbado, me han enloquecido. Me emociona mucho. Verme rodeado de todo esto me apabulla muchísimo. Siempre he expresado todo lo que sentido a través del dibujo, a través de la palabra me cuesta más", señaló Quino.


Para el cierre del acto, Quino deslizó su impresión por "dejarla así solita en la esquina" a su Mafalda, flamante escultura realizada por Pablo Irrgang que promete convertirse en destino imperdible para vecinos y turistas que recorran el barrio de San Telmo, cuna de la historieta argentina más famosa en el mundo.

El 29 de septiembre de 1964 debutó oficialmente la historieta "Mafalda" en la revista Primera Plana, aunque el personaje había sido creado un año antes.

En 1965 la historieta pasó al diario El Mundo, y cuando ese medio cerró en 1967 se publicó en la revista "Siete días Ilustrados" hasta el 25 de junio de 1973, cuando dejó de aparecer.

La popularidad de la tira y de sus personajes, que hablaban de la Guerra de Vietnam, la carrera espacial, el asesinato de Kennedy, los derechos humanos, el sexo, la educación, recibió elogios de diversas partes del mundo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Mafalda, El Almacén Don Manolo & San Telmo

Pinturas En El Borde Exterior Del Libro

El Vuelo Del Abejorro